El blog estará inactivo por un par de semanas

sábado, 27 de febrero de 2016

Reseña: "Martina con vistas al mar" (#1 Horizonte Martina) de Elisabet Benavent

Este es el primer libro que leo de esta autora, y debo decir que me gustó tanto como escribe que me decidí a leer sus otras historias.


En esta ocasión les traigo la reseña de “Martina con vistas al mar” el primer libro de la biología “Horizonte Martina” 









Si te llamas Martina, llevas siempre la melena recogida, eres absolutamente cerebral... 
Si te has formado para ser chef y perteneces al equipo de El Mar... 
Si has sentido un chispazo al conocer a tu jefe, Pablo Ruiz, excéntrico cocinero con estrella... 
Si no soportas su indumentaria hipster, pero te irías a cualquier parte si él te lo pidiera... 
Eres sin dudarlo la protagonista de esta historia... 
Y tu vida, tan ordenada, está a punto de cambiar. 
Elísabet Benavent regresa a la ficción con una historia de amor irrefrenable, súbita, auténtica, un binomio eléctrico, una combinación explosiva que demuestra que en cuestión de amor no se puede negar la evidencia y que no depende de nosotros a quien amar. Martina con vistas al mar es la primera parte de Horizonte Martina, una mezcla de cocina, pasión, sexo y carcajadas, una bilogía llena de sorpresas que te hará vivir momentos únicos y que te conquistará para siempre. Placer para los sentidos.





En el año 2012, Martina de 28 años, una mujer seria, educada, sin muchas emociones en su vida, una “marciana” (así se define ella misma) y en una relación de muchos años con Fernando; es una gran chef y su más grande sueño es trabajar en el mayor restaurant de España, “El Mar”, el gran aclamado por las críticas y en el cual todo chef moriría por trabajar allí. Martina tiene sus ojos puestos en el, pero nunca cree poder cumplir su sueño.


Una noche cenando en “El Mar”, conoce al gran reconocido chef Pablo Ruiz, el más exitoso de todos, el que dueño de “El Mar”.





 “Una voz áspera, algo rota y masculina, que sonaba sensual

y a la vez dulce le acompañaba. Narcótico. Genial. Una jodida fuerza de la naturaleza…, eso me pareció Pablo Ruiz. Fue como conocer la pasión por la cocina en sí misma, hecha carne.”



Pablo Ruiz, un hombre muy particular y distinguido. Con su cabello largo, anillos de platas en los dedos de sus manos, con un sentido de la moda único y ridículo, te come desde la primera página. Cuando Martina posa sus ojos en él, algo ocurre en ella. Pablo iluminaba el salón del restaurant y Martina largaba chispas por sus ojos.


Unos años más tarde, Martina se encuentra soltera, rompe su relación de diez años con Fer, y se encuentra compartiendo piso con sus dos mejores amigas, Amaia y Sandra. El apartamento compartido por estas tres mujeres será una fiesta de llantos, drama, peleas, risas, locuras, y lo más importante, llena de amistad.


Lo bueno de estar rodeado de locos es que tus locuras siempre pasan desapercibidas y que te acostumbras a que la vida no sea… «normal». Lo malo, que al final todo se pega menos la hermosura”



Martina recibe una nueva oportunidad en su vida, el de cumplir su sueño en trabajar en “El Mar”. Con los nervios a flor de piel se presenta allí y consigue el trabajo a manos de Pablo. Pero ella se siente como un pez fuera del mar, ya que todos los que trabajan allí son unos “hippies” y “hípsters”. Martina se amoldará de a poquito a ellos y al modo de trabajar en la cocina de “El Mar” y dejará su lado metódico, sus manías de tener todo organizado en la cocina. Y eso se deberá a que Pablo se va metiendo en su vida. Él va haciendo que Martina se sienta más libre, que sienta las cosas con sus cinco sentidos.




Pablo Ruiz Problemas… amé su personaje, super divertido, amante del amor, pero que a sus treinta y un años quiere tomarse el tema del amor con calma y no quiere ninguna ataduras. Y Martina quiere lo mismo

¿Podrán ambos no caer en las redes del amor?




— Quiero ser sincero con mis intenciones, Martina. Solo quiero divertirme. He pasado media vida complicándome y ya llegué a la conclusión de que tengo que aprender a vivir día a día sin perseguir cosas como el amor. Ya no lo busco en absoluto.”



En este libro no sólo sabemos sobre la vida de Martina, sino que también sabemos sobre las vidas de Amaia y Sandra.
Amaia, una mujer super loca (en el buen sentido), no tiene filtro en lo que dice, divertida y entusiasta. Ella es enfermera y está enamorada de Mario, el médico del hospital. Pero el amor no le es correspondido. Y luego está su mejor amigo Javi, que siempre está para ella... El amor es ciego a veces.
Y por otro lado está Sandra, la que tiene miedo de vivir, la que sigue viviendo con sus padres ya en sus treinta años, la que no tiene empleo y trata horrible a su novio de la adolescencia. Hasta que la vida le da una patadita y tiene que cambiar su forma de vivir.
Debo decir esto: que ganas de pegarles a estas dos mujeres, demasiado cabezotas, en serio. A veces actuaban como niñitas y eso que ya eran bastantes maduritas. A la que rescato es a Martina que por lo menos no era tan insufrible como aquellas dos.

Ah, además tenemos algunos capítulos contados desde el punto de vista de Pablo. Él no sólo es un tipo “hippie”, todo sonriente, calmado y con buena onda. Hay otro Pablo, el explosivo, el que fue alguna vez, y el que trata de no volver a ser, el que tira platos por las paredes y rompe sus nudillos dándole puñetazos a las paredes, esa otra persona que no quiere ser. Entonces vemos que cada vez que Martina y él están juntos, ella lo hace ser una mejor persona, lo calma.



Martina me gusta. Es diferente y divertida a su manera. Me equilibra. Es como… un mar en calma”


 Me encantan estos libros que son comedias románticas. Si bien tiene más de 400 páginas, se te pasan volando y cada vez te adentrás más en la historia y no quieres que se acabe.


Para terminar: una historia divertidísima, que te saca miles de carcajadas, y llegué a largar algunas lágrimas de la risa. La autora manejó muy bien el tema de la cocina, en dar descripciones para que el lector pueda ambientarse e imaginarse el ambiente de la cocina de un restaurant; también la autora hace hincapié en los miedos e inseguridades que tenemos las personas con respecto al amor, a la vida, a las nuevas oportunidades, etc.. Los personajes son espectaculares y muy bien definidos. Sin duda una historia que no deberías dejar pasar, te divertirás muchísimo.




Y sin más, les dejo mis frases favoritas, tuve que elegir algunas porque de verdad que hay muchas frases o escenas que son muy lindas


  • “—Nadie decepciona a nadie. ¡¡Somos nosotros los que no sabemos gestionar nuestras propias expectativas!!”



  • “—Amaia.—¿Qué pasa?—Ayer me pasó una cosa horrible.—¿Cómo de horrible? ¿Tosiste y se te escapó un pedo en la cocina?—No. Peor.—No hay nada peor que un pedo delante de desconocidos conocidos —aclaró.”



  • “—Bésame —me pidió—. Haz que me reviente el pecho”



  • “—¿A qué vienen ahora estas dudas? ¿Te doy miedo? —Levantó las cejas—. Porque te trataré como si no tuvieras que pisar el suelo mientras yo esté a tu lado.—Yo no quiero que me lleven en brazos.—¿Y qué quieres?—No lo sé.—¿Y por qué no lo averiguamos juntos?—Porque eso sí da miedo”



  • “Hay venenos que no somos conscientes de haber ingerido hasta que ya es tarde para nosotros; lo que Pablo me hacía sentir era algo así; se expandió por mi cuerpo, por mi torrente sanguíneo y por mucho que luchara por sacarlo de mí, ya era tarde porque mis venas lo habían llevado al centro mismo del bombeo rítmico de mi sangre. Y estaba en todas partes”



  • “—Solo quiero saber una cosa.—Pues pregúntamela.—¿Van a perseguirme tus fantasmas?—No —negó tajante—. Tú, Martina, eres el futuro. Y yo soy un hombre que no vive en el pasado. Yo donde quiero vivir es aquí y ahora. Contigo”







5 de 5 frutillitas.




Increíble historia ¡No se la pierdan!
Muy pronto se viene la reseña de "Martina en tierra firme", la secuela de este libro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta